Equino - LEBAS

Buscar
Vaya al Contenido

Menu Principal:

Beneficios
  • La levadura está viva y activada

  • Promotor de crecimiento

  • Ayuda mantener un pelaje más saludable y con más brillo.

  • Mejora la palatabilidad del alimento

  • Fuente natural rica en proteínas

  • Una fuente natural de vitaminas del complejo B

  • Reduce la perdida de energía

  • Aumenta la digestibilidad de los nutrientes

  • Fortalece el sistema inmunológico

  • Reduce los problemas entéricos relacionados con condiciones de stress

  • Ayuda con los trastornos digestivos en los caballos. Como ejemplo: el cólico y el riesgo de laminitis.


  • Aumentos significativos en las ganancias de peso y la altura a la cruz.

  • La suplementación con concentrados de levadura viva contribuye a mejorar el rendimiento de caballos sometidos a ejercicio intenso.

  • En yeguas, se ha determinado una mayor producción de leche para el potrillo durante el amamantamiento.

  • Mejora la asimilación de nutrientes

  • Acelera los procesos de fermentación.

  • Estudios han demostrado un 8-10% de aumento en la digestibilidad de la fibra en animales adultos, y mejoras en la retención de nitrógeno (un indicador de la mejor digestión de la proteína) y una disminución en la cantidad de nitrógeno, en forma de amonio, excretada en la orina.


Todos los caballos, sin importar su edad necesitan una dieta apropiadamente balanceada.

Los caballos, por naturaleza, son consumidores de forrajes. Bajo condiciones naturales, los caballos se pasan varias horas al día pastando.

Bajo condiciones de estabulación, podemos complementar el heno o el pasto con las cantidades correctas del concentrado apropiado para satisfacer las necesidades de nutrientes (proteína, energía, minerales y vitaminas) según su edad y peso, estado fisiológico y nivel de actividad.

La alimentación de caballos es tanto un arte como una ciencia. Los caballos son animales de “bocaditos”. Tienen un estómago relativamente pequeño e intestinos cortos, y por tanto, requieren pequeñas comidas pero frecuentes. Esto evitará problemas digestivos, especialmente cólicos. Como diríamos popularmente: poquito pero seguido.

Varios especialistas recomiendan ofrecer medio kilo de alimento por cada 100 kg. de peso en cada comida. O sea, que a un animal de 500 kg. debe ofrecérsele como máximo 2.5 kg. de alimento en cada comida. Heno o pasto de buena calidad y agua debe ofrecerse libremente en todo momento. La mayoría de caballos en establo son alimentados con concentrado dos veces diarias, con cantidades que oscilan de los 2.5 a los 5 kilos de alimento por día. Cantidades mayores se justifican en caballos de gran tamaño o en caballos con un alto nivel de actividad (ejercicio intenso). Para reducir los trastornos digestivos y evitar problemas es preferible alimentar tres o cuatro veces al día fracciones más pequeñas.

En el tracto digestivo anterior, compuesto por el estómago y el intestino delgado, es donde se absorben la mayor parte de la proteína, la grasa, vitaminas y minerales. En el tracto digestivo posterior, el cual consiste del ciego y el intestino grueso, es donde ocurre la digestión de la fibra. El ciego es una gran cámara de fermentación que contiene billones de bacterias que producen enzimas digestivas que “fermentan” o digieren la fibra en ácidos grasos volátiles (AGVs) y otros productos finales que el caballo puede absorber y usarlos como fuentes de energía. Estas bacterias también contribuyen a la digestión de almidones, proteína y el fósforo. Son responsables por la síntesis de la mayoría de vitaminas del completo B que requiere el caballo.

Cuando un caballo está en su ambiente natural, o cuando se alimenta con grandes cantidades de forraje, el sistema digestivo trabaja muy eficientemente. Pero a medida que exigimos al caballo que desempeñe mayores niveles de actividad es necesario alimentar cantidades crecientes de grano (concentrado) para satisfacer sus necesidades nutricionales.


La importancia de la inclusión de levaduras en una dieta balanceada


La alimentación con granos, sin embargo, cuando no se hace en forma adecuada puede producir trastornos digestivos en los caballos. Las comidas altas en almidones pasan rápidamente al tracto digestivo posterior. Allí, bacterias específicas fermentan los almidones transformándolos en ácido láctico. Si se producen excesos de ácido láctico en el ciego, puede perturbarse el ambiente digestivo y destruirse bacterias beneficiosas, dando como resultado mala digestión, cólico y laminitis.

Durante muchos años, los criadores de caballos y los especialistas en la alimentación de caballos han utilizado la levadura para mejorar su rendimiento y eficiencia alimenticia. Los concentrados de levadura viva son un producto natural resultado de un proceso de fermentación y purificación de células vivas de levadura. Hay que  agregar cierta cantidad de células vivas en el tracto digestivo del animal, de tal manera que logren sobrevivir al paso por el estómago y el intestino delgado, para alcanzar el ciego y el colon, donde cumplirán con una importante función.

La suplementación con concentrados de levadura viva provee un sinnúmero de beneficios. Además de su propio poder fermentativo, los concentrados de levadura viva contribuyen a incrementar la actividad fermentativa de las bacterias en el colon y en el ciego, permitiendo una mayor utilización de los nutrientes presentes en la dieta. La fibra y los forrajes van a ser digeridos más ampliamente como resultado del aumento en el proceso fermentativo, lo cual tiene un efecto en el aumento del consumo de alimento.

También aumenta la digestión y retención de la proteína, así como la absorción de minerales tales como el fósforo.

Los estudios demuestran que la suplementación regular con concentrados de levadura viva a potros da como resultado aumentos significativos en las ganancias de peso y la altura a la cruz en comparación con animales que no recibieron dicha suplementación.

La suplementación con concentrados de levadura viva contribuye a mejorar el rendimiento de caballos sometidos a ejercicio intenso. Después de 6 semanas de suplementación, los caballos tienen hematocritos más altos y mayores concentraciones de hemoglobina; y post-ejercicio, se muestra una menor tasa de latidos cardiacos, menores tasas respiratorias y concentraciones más bajas de lactato en músculo.

Otros estudios han demostrado un 8-10% de aumento en la digestibilidad de la fibra en animales adultos, y mejoras en la retención de nitrógeno (un indicador de la mejor digestión de la proteína) y una disminución en la cantidad de nitrógeno, en forma de amonio, excretada en la orina. En yeguas, se ha determinado una mayor producción de leche para el potrillo durante el amamantamiento.

El sistema digestivo del caballo es un delicado ecosistema. Muchas veces ese equilibrio es perturbado por una serie de factores, tales como el estrés que sufre un animal cuando es introducido a un nuevo grupo, cuando es transportado largas distancias, o cuando es sometido a largos periodos de entrenamiento. Otros factores, tales como temperaturas extremas, excesiva competencia, cambios en las dietas, apareamientos, partos, o desparasitaciones son causa de trastornos digestivos en los caballos.


¿Puede ayudarnos a prevenir los cólicos?

Uno de los problemas típicos en caballos son los cólicos, los cuales pueden tener múltiples orígenes. Los cólicos son la causa número uno de muertes en caballos. Los concentrados de levadura viva juegan un papel importante en la prevención de cólicos. Al contar el animal con una mejor salud intestinal y una mejor digestión de los alimentos, las posibilidades de cólicos se reducen drásticamente.

Otro problema típico de los caballos es la laminitis. La laminitis es la segunda causa de muertes en caballos. Por lo tanto su prevención es esencial. Cualquier factor, físico o emocional, que cause estrés o estado de “shock” al metabolismo del caballo puede dar como resultado laminitis y cojeras. Una de esas causas es derivada de problemas digestivos, provocada ya sea por cantidades excesivas de grano en la dieta, consumos de pastos muy tiernos o en mal estado, o por cambios bruscos en la alimentación. La laminitis es provocada por un mal funcionamiento del flujo de sangre al casco del caballo.

Los concentrados de levadura viva han probado ser un excelente recurso en la prevención de laminitis. De nuevo, gracias a su acción a lo largo de todo el tracto digestivo, los concentrados de levadura viva contribuirán a mejorar los procesos digestivos y a disminuir el impacto de trastornos en el sistema digestivo del caballo.

Los concentrados de levadura vivas también contienen cantidades relativamente altas de vitamina B como la biotina, la niacina, el ácido pantoténico y la tiamina. Un caballo con una función digestiva normal, generalmente fabrica grandes cantidades de estas vitaminas en su intestino, pero si sufre de alguna deficiencia digestiva, podría presentar una deficiencia de vitaminas B.

Es importante asegurarnos de la concentración de células vivas que hacemos llegar al ciego y al colon para obtener los beneficios que esperamos de la acción de las levaduras, ya que la levadura muerta o productos de muy bajas concentraciones no tienen los mismos beneficios. Un uso más eficiente del alimento, mejor salud intestinal, aumento en la retención y disponibilidad de la proteína y el fósforo, mejores tasas de crecimiento y mejor desempeño del animal son beneficios probados de la inclusión de levaduras vivas en la dieta del caballo. En vista de ello, a la hora de seleccionar el alimento balanceado (concentrado) que consumirán nuestros caballos, la presencia o no de levaduras vivas debe ser un factor a considerar para la decisión final. Los concentrados de levadura viva son un seguro y efectivo probiótico que no presenta ningún tipo de resistencia o toxicidad en los animales.

Recuerde que los caballos son individuos y tienen que se manejados como tales. Si conoce las necesidades nutricionales de sus caballos y los nutrientes que está aportando mediante la alimentación, encontrará que el “arte” de la alimentación de caballos será muchos más fácil y sencillo.


Referencias

Ing. Ronald Vega BIONUTRIX S.A
Coleman, B. Basic Horse Nutrition. University of Kentucky, College of Agriculture.
Cuddeford, D. 2004. Acid Tolerance and Activity of Yeast-Based Probiotics in Horses. University of Edimburg. UK
De Leon, L. y Samudio, A. 2002. Efecto de una Suplementación Dietética a Base de Levaduras Vivas en el Desempeño de Potros Pura Sangre Durante la Etapa de Crecimiento. Universidad de Panamá, Panamá.
Glade, M.J. and Biesik, L.M. 1986. Enhanced Nitrogen Retention in Yearling Horses Supplemented with Yeast. J. Anim. Sci. 62:1635-1640
Loch, W. Feeding Horses. University of Missouri-Columbia
March, L. 1996. Feeding your Horse to Avoid Problems. University of Illinois, College of Veterinary Medicine.
Rich, G.A. and Breuer, L:H. 2002. Recent Developments in Equine Nutrition with Farm and Clinic Applications. In: Current Concepts of Equine Nutrition. Vol. 48. AAEP Proceedings.
Samudio, A. 2004. Lactic Acid Metabolism of Performance Horses Supplemented with Live Yeast. University of Panama, Panama.

 
Regreso al contenido | Regreso al menu principal